1.- Comprometernos con el medioambiente Este o el próximo mes muchas estaremos en "situación maletas", pensando...

Propósitos 2017: 12 Ideas para hacer que cada mes valga la pena

/
0 Comments
mujer metas


1.- Comprometernos con el medioambiente
Este o el próximo mes muchas estaremos en "situación maletas", pensando en las vacaciones, saliendo de la ciudad y tomándonos algún rincón de nuestro país o el extranjero para descansar. Entonces, empecemos el año siendo responsables con el medioambiente, lo que se traduce en no dejar basura donde vayamos, no sacar vegetación nativa, no dejar animales abandonados y cuidar el agua, entre otras cosas. Y el resto del año, comprometámonos a realizar acciones fáciles pero que poco a poco contribuyen en la gran cadena de la sustentabilidad. Algunas ideas: separar la basura de la casa en latas, cartones, plásticos y orgánica, y llevándola a los puntos de reciclaje correspondientes. Cambiar todas las ampolletas por LED. Llevar la ropa y muebles en desuso a las organizaciones que las reciclan para nuevos usos. Dejar de utilizar bolsas plásticas para la feria y preferir las reutilizables.

2.- Alimentarnos sanamente
En estos meses de verano es mucho más fácil empezar con una alimentación más sana basada en vegetales, porque la variedad es mayor. Así, cuando ya estés acostumbrada, podrás seguir los meses de invierno sin problemas. Debemos tomar conciencia de qué significa alimentarnos sanamente. No se trata de dejar de comer todo el día para engullirnos un plato de lechuga en la noche, porque estaremos poniendo en riesgo nuestra salud. Ni tampoco sacar todo. Aprende a ser equilibrada. Empieza a eliminar los alimentos súper procesados, hazte cliente frecuente de ferias, privilegia por ejemplo los huevos de gallinas libres, incorpora 2 veces a la semana las legumbres, 1 vez a la semana algún pescado, sólo 1 vez carnes rojas. ¿En simple? Imita cómo te alimentabas de niña.


3.- Cultivar la comunicación
En el siglo XIX diseñaron en Francia unos sillones especiales para dialogar, los "tète-a-têtê" o "vis-a-vis" (traducción: cabeza con cabeza o cara a cara), que literalmente obligaban a mirarse a los ojos. Qué pena que los eliminamos del mobiliario de nuestras casas y, peor aún, reemplazamos los diálogos con otros conceptos extranjeros: WhatsApp o Messenger. Nuestro propósito 2017 no es fabricar sillones "têtê-a-têtê" en serie, pero sí recuperar la comunicación, la conversación cara a cara, mirándose a los ojos, porque es nuestra mejor herramienta para empezar y mantener todas nuestras relaciones interpersonales. Entonces, algunas sugerencias: olvidémonos de tanto maldito Emoticón para expresar sentimientos y emociones, y si es imprescindible escribir, que sea una carta extensa, con una redacción correcta y las palabras precisas. Apaguemos EN SERIO el celular apenas entremos a un restaurante/bar/casa de amigos, o déjalo sólo para llamadas telefónicas en el caso que quieras mantenerte ubicable para tus hijos, por ejemplo; nada de chats ni notificaciones de Facebook mientras estás físicamente con otras personas. Exíjele a tu pareja, hijos y familia que en los almuerzos y cenas familiares el celular NO va a la mesa; cultiven la sobremesa, la buena conversación, los recuerdos familiares, escuchen a los más pequeños y también a los ancianos.
4.- Volver a pololear
¿Ya olvidaste lo que significa? ¿Llevas años de relación y la rutina se apoderó de ustedes? Genera espacios para los dos solos, pueden ser simples, como dejar la TV, los celulares y las preocupaciones y preparar un rico trago para beber en la terraza, el jardín o tu lugar favorito. Arma una cita especial por lo menos una vez al mes, pueden salir a comer fuera, arrancarse un día a la playa, preparar una rica cena entre los dos, regalonear toda una tarde de domingo, cualquiera sea el panorama, que sea novedoso y distinto. Si estas soltera, dale una oportunidad a ese compañero de pega que siempre está pendiente de ti o dedícate a pasar más tiempo con tus amigos.
5.- No sobreendeudarnos
No se trata de andar de espartana por la vida, pero ya que todo indica que el 2017 será un año complicado –económicamente hablando– intentemos vivir sin tanta ostentación y consumismo. Se puede, créelo. Cuando vayas al súper, no partas sin tu lista de lo que realmente consumes; así evitas echar el producto que está de moda, el "porsiaca" tengo visitas o la tentación inútil. No te vuelvas loca renovando tooodo el clóset; tómate el tiempo de reciclar y transformar ropa de temporadas anteriores. ¿Para qué cambiar el auto cada vez que sale un modelo nuevo? ¿Es realmente necesario? Recuerda que cuando niña tu familia con suerte cambió el auto 1 vez en 15 años, y éramos súper felices. Vive donde puedas vivir; una comuna o barrio puede estar de moda, pero si tienes que dormir en el suelo, ¿es lo que puedes pagar?
6.- Dejar el sedentarismo
Sí, puede que por enésima vez te inscribas en el gimnasio, ¡pero por lo menos tienes la intención! ¿Y cómo sabes si ahora sí te gusta alguna rutina? ¿O algún profesor o compañerito de gym te "incentiva"? OK, si tienes súper claro que la trotadora y máquinas no son lo tuyo, puedes probar las decenas de disciplinas nuevas que existen, desde fitbox o fityoga hasta foamroller, o bien cambiar el ejercicio indoor por lo outdoor. Nos proponemos caminar más, estacionar el auto más lejos o bajarnos antes de la micro, NO usar ascensor si vamos al piso 2 o 3, usar las máquinas de las plazas, desempolvar la bici y por lo menos aprovechar las ciclovías del finde o, por qué no, ya que lo retro está de moda, ¿qué tal ponerte tus patines de 4 ruedas (o en línea, si prefieres) y retomas el patinaje? Es lejos uno de los mejores ejercicios para las piernas y el trasero...
7.- Regalonearme más
Apretemos el stop del eterno discurso "es que no tengo tiempo...". Muchas veces es verdad, pero varias otras se ha transformado en una excusa y casi una muletilla o justificación para no hacer las cosas. Hay mil opciones, sólo debes darte el tiempo. Si tu presupuesto lo permite, anda a un spa y regálate un buen masaje. En casa también puedes darte el espacio, una rica tina con aceites te hará sentir renovada, relee tu novela favorita, ve una maratón de esa serie de la que todos hablan o, simplemente, disfruta el no hacer nada. Te lo mereces, sin ninguna culpa.
8.- Organizar mejor el tiempo
Esa agenda que te llegó de regalo y que dejaste por ahí, puede ser muy útil para intentar quitarnos la mochila del estrés y la sensación de que necesitamos un clon para hacer todo lo que debemos/queremos/nos comprometimos a hacer. En este ejercicio de organizarnos mejor también debemos incluir algo súper importante por nuestra paz mental: aprender a decir que no. Así podrás dejar más espacio para ti, tus seres queridos, tu pareja, tus hijos, tus hobbies...
9.- Privilegiar el Made in Chile

Siempre es más fácil ir al supermercado o el mall más cercano, pero este año nos proponemos darle más espacio a esos productos que tanto emprendedor y marcas chilenas están creando con mucho esfuerzo y calidad. Házte el hábito de "bucear" en ferias, bazares y microbarrios; conviértete en una experta del dato de redes sociales, practica el boca en boca cuando encuentres buenos productos. Así además fomentaremos el comercio justo, la microempresa, y promovemos el producto nacional, que afuera es tan aplaudido pero que internamente a veces ni vemos...
10.- Dejar de hacer cosas por obligación
No hay nada de peor que hacer algo sin ganas. Está bien, todos tenemos responsabilidades y compromisos, pero si te "carga" almorzar en casa de la suegra todos los domingos, dialoga la opción de que sea fin de semana por medio o arma un panorama diferente. ¿Tu marido se pega a la televisión todos los sábados con el fútbol y no lo soportas más? Mira el vaso medio lleno: disfruta ese tiempo para ti y ve a leer un rato, a jardinear o házte la manicure. Si hay happy hour de la oficina o asado de papás del curso de tu hijo, y realmente sólo añoras quedarte en tu casa, ¡hazlo! Basta con excusarse correctamente, de manera sincera. Al final se aprecia más una buena disculpa que tenerte con cara de perro o todo el rato mirando la hora para escapar...
11.- Buscar un hobbie
Es justo y necesario. Sano. Despeja la mente y el alma. Puede ser desde cocinar hasta tejer, o jardinear o tomar ese curso de Eneagrama que siempre te llamó la atención. ¿Lo más importante? No te dejes llevar por las modas. Puede que hoy sea top pintar mandalas, pero si a ti te estresa en vez de relajarte, no lo hagas, aunque todas tus amigas digan que es lo máximo. ¿Te gustaba hacerle vestidos a las Barbies cuando chica? Cómprate una máquina de coser.
12.- Dejar algún vicio
Ay. Lo dejamos para el final porque... ¡no sabemos si podremos conseguirlo! Nosotras no juzgamos a nadie, pero por definición los vicios son dañinos. Entonces, puedes hacer un check de qué vicio estás dispuesta a dejar o, por lo menos, disminuir. El cigarro, el alcohol, la automedicación, el exceso de chocolates, los juegos de azar, la comida descontrolada, las drogas... Seguro nos falta enumerar muchos más, pero siempre es bueno tener la intención de dejar algo que nos hace mal...


You may also like

No hay comentarios: