El sólo tenía $25.00 cuando decidió cambiar al mundo.

Fue una decisión fácil y dificil al mismo tiempo. Fácil porque sabía que era eso lo que quería, pero difícil porque nadie sabía qué encontraría al ir por el camino que eligió.

UTH quiere compartir contigo una historia que demuestra que no hay que esperar el futuro para mejorar el presente.
Adam Brown tenía 23 años cuando su vida cambió. En ese momento cualquiera hubiera pensado que tenía todo lo que necesitaba: un trabajo prestigioso, ropa de marca y un buen apartamento.
Pero en el fondo era algo diferente lo que hacía latir su corazón.
Sólo trabajaba para mi propio beneficio y la felicidad desaparecía con el pasar de los días y aunque intentaba que eso pasara desapercibido, una noche me desperté porque una voz en mi interior me repetía constantemente que me realizaría más como persona si empiezo a medir mi vida con metas y no con un signo de dólar. Quería ser parte de algo grande que estuviera mucho más allá de mi alcance.
A veces pasa que un deseo te llena tanto que cada vez toma un lugar mayor en tu vida. Lo único que queda por hacer es empezar a actuar.
Lo primero que hizo Adam fue salir de su zona de confort: se fue de viaje por lugares poco populares entre los turistas en diferentes países: India, Africa, Vietnam, etc. ya que sólo al ver lo desconocido, aprendemos a no dar vueltas en círculo, y a no ser prisioneros de las etiquetas que nos definen. Acabamos por conocer quiénes somos en realidad.
Dicen que nunca sabes qué puede cambiar tu vida. En el caso de Adam ese punto de inflección fue el encuentro con niño que mendigaba en India.
Adam le preguntó qué elegiría si supiera que podría obtener cualquier cosa. La respuesta del niño fue: un lápiz. El niño nunca había estado en una escuela pero sí había visto como otros niños escribían con lápices.
Me sorprendió mucho que una persona pueda no ir a una escuela en toda su vida. Fue precísamente en ese momento que empecé a ser consciente que ese es el destino de muchos niños alrededor del mundo. ¿Podría ser que algo tan sencillo como un lápiz sea el primer paso para recibir formación, y puede cambiarle el futuro a un niño?
В жизни бывают моменты, когда понимаешь, что ничего уже не будет как прежде. Это был именно такой момент.
Cuando Adam regresó a Estados Unidos sólo tenía $25 pero eso no fue un obstáculo para él. Se registró en Pencils of promise, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo era construir la primera escuela en Phathenge, Sudáfrica. Para poder servir, tal y como lo había decidido, Adam renunció a su trabajo. Todos sus conocidos pensaron que estaba loco.
Adam tuvo que soportar muchas dificultades pero nunca se dio por vencido ni se detuvo. En su camino hubo también buenas personas que apoyaron sus buenas intenciones.

En algo más de 5 años ha participado en la fundación y apertura de más de 300 escuelas por todo el mundo pero Adam no se siente satisfecho: planea aumentar a 500 el número de escuelas de "Pencils of Promise" distribuídas por el mundo para el final de 2015.
No te preguntes qué necesita el mundo, mejor piensa qué te hace sentir vivo y hazlo.
Las palabras de Adam Brown acerca de la felicidad.
5 Cosas que Adam ha entendido desde que su vida cambió:
  • Hay que salir de la zona de confort. Si quieres ver el mundo en realidad y saber lo que hasta ahora no sabes es necesario renunciar a las cosas a las que estás acostumbrado. El conocimiento de sí mismo empieza donde termina la zona de confort.
  • Sueña en grande. Si el sueño no te asusta, significa que no es lo suficientemente ambicioso. Cuando de sueños se trata siempre debes intentar saltar más alto que tu cabeza, y en el mundo real hacer todo para lograr que se haga realidad.
  • Alégrate de aprender cosas nuevas. Cada día encuentras nuevas personas, vas a diferentes eventos, y te enteras de lo que ocurre en el mundo. Hasta el detalle más pequeño puede hacer que un día cambies tu punto de vista y empieces a actuar de otra manera. Busca ese tipo de cambios en tu mente y disfrútalos.
  • Rodéate de personas que te motiven a ser mejor. Somos quienes nos rodean. La sociedad tiene una influencia directa sobre nuestra mente, y es precísamente por eso que es muy importante que las personas que estén cerca a tí te inspiren y te motiven a ser mejor.
  • Actúa. Para hacer realidad un gran sueño es necesario dar pequeños pasos. Para acercarte a tu objetivo debes elegir un camino y actuar. Incluso si sólo tienes $25 dólares en el bolsillo...
Fuente del material: mann-ivanov-ferber

2 comentarios:

  1. UTH no se vayan tan lejos, aquí en Honduras tenemos una organización que se dedica a evitar la deserción escolar, restauración de escuelas y centros deportivos públicos, trata de evitar la emigración de nuestros jóvenes y brinda educación técnica o de oficio gratuito que al final se convierte en una microempresa.
    En la unión esta la fuerza, el amor y el éxito.....ocupamos fondos para lograr este objetivo, extendemos la invitación para conocer un poco mas de FUGUELUZ. La verdad seria mas satisfactorio ver que en Honduras también hay apoyo para gente que tiene visión social, el reportaje esta lindo , pero seria mas lindo aún ver que entre nosotros mismo también hay hermandad y apoyo. saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Envia a jamil.toro@uth.hn la información al respecto de esta fundación y la estaremos compartiendo también.

      Eliminar

Universidad Tecnológica de Honduras. Con la tecnología de Blogger.